Derechos de autor

27 dic. 2011

43-**Pasado poco más de un año.**

Cali sale de la Universidad caminando tranquila junto a un grupo de amigos, charlan de sabe Dios qué. 
Sale por el portón principal caminando hacia la derecha por la acera ahora sola. Su mente está perdida en los recuerdos. Después del funeral de la madre de Tess ella había decidido venderlo todo y guardarse los ahorros que le quedasen después de pagar las deudas que viniesen detrás de esa muerte. Había decidido irse a California con Álex ya que nada la detenía aquí ya. A parte de Cali, pero cada una haría su vida de nuevo y jurando no perder el contacto ella se subió a un avión. Tras su vuelta a la ciudad Cali no había vuelto a saber nada de Philip. Se había encontrado con Kevin alguna que otra vez en el banco de la esquina de la calle Perkins, pero él no la había reconocido y ella no quería dar explicaciones por lo que lo dejó pasar. Jace había alquilado un apartamento en el centro al que ella, sin dudarlo siquiera dos veces, se había mudado consiguiendo así una mayor independencia y una mayor preocupación para su madre...

 Jace que la esperaba apoyado contra el muro acabándose un cigarro le chista. Ella se gira. Sonríe ante la sorpresa.
-Vaya, has venido.
-Por supuesto, te dije que hoy sería nuestro día.
-Un año ya.
-¿Qué tal tu día?
-Perfecto-Le da un beso mientras se enrolla a su cuello-He conseguido todos los créditos.
Él se separa de ella sonriendole y saca dos tiquets de su bolso trasero.
-Lo sabía, esto es para ti
-¿Qué son?-Los mira detalladamente-Estás de coña...
-No, California nos espera, venga que tienes que hacer la bolsa-la coge de la mano y la lleva hasta su moto donde le tiende el casco.
-¿Enserio que nos vamos a California tu y yo? Dios mío podré ver a Tess
-Eso pretendía
Ambos sonríen, la moto se desliza por las calles entre los coches. Ella levanta los brazos sintiendo el aire acariciando sus rizos.
-Te quiero-Grita a todo pulmón.

7 dic. 2011

42-¿Qué? Pero...pero tu me has dicho que...

-Bien, he conseguido los billetes, embarcamos en una hora.-Álex se sienta en la mesa de la cafetería girando la silla de manera que sus antebrazos se apollan en el respaldo.
-No me digas más. La azafata te conoce.
-Si, bueno...-Se pone rojo al ver que Tess frunce el ceño.
-Tranquila Tess, tu madre se pondrá bien-Cali no le apartaba los brazos de encima. Philip andaba por allí también.
-Cali...lleva así mucho tiempo. La leucemia la está matando poco a poco, cada vez está más débil...no sé por qué no he estado con ella, ¡por qué he venido a California!-Tess se deprime y se aferra con fuerza a Cali.
-Tranquila, venga no llores, dentro de poco estaremos junto a ella. Deberías llamar a tu tía para decirle que vamos para allá y que Jace también viene.
-Tranquilas, ya lo hago yo-Jace se acerca a su prima y le da un fuerte beso en la frente. Después se aleja hasta la entrada, afuera se apoya contra la pared y enciende un cigarrillo a la vez que espera a que le respondan al teléfono.
Álex le hace una seña a Cali para que los deje a solas.
-Vengo en un momento-le da un beso en la sien y un fuerte apretón, después se va a hablar con Phil.

-Cali nos podríamos quedar una semana más tu y yo y después, cuando lleguemos, quiero que vengas conmigo a la mansión de mis padres. Tengo que contarles....
Ella dejó de oírle ¿no se daba cuenta que ahora lo que de verdad importaba era la salud de la madre de Tessa? ¿Una semana más? ¿Cómo podía ser tan egoísta? Su mirada se perdió en el horizonte, al otro lado de los cristales de la entrada donde el apuesto californiano se movía sin parar de un lado a otro.
-Cali, Cali, ¿me estás escuchando?
-Eh, no lo siento Philip.
-Tranquila te lo volveré a decir.
-Phil, no. No lo entiendes¿ verdad?-Él puso la cara correcta. En verdad no comprendía nada.
Cali empezó a reírse como una idiota.
-Phil, no te quiero. Supongo que en su día si y que tus palabras y tu forma de ser conmigo si hicieron que te quisiera pero...este viaje lo ha cambiado todo-Seguía riéndose-Tess y California me han abierto los ojos.
-¿Qué? Pero...pero tu me has dicho que...
-¡Sé lo que te dije maldita sea! Fue todo presión, tu viniste aquí y me dijiste todo eso que me obligó a aceptar lo que decías. Pero ya me había recuperado-Le sonreía, pasó sus manos por el cuello de él-Phil, gracias por todo, pero lo nuestro se acabó-Le abrazó con fuerza-Definitivamente-Un beso en la mejilla y sale corriendo a la calle.
-¡¡Jace, Jace!!-Él se gira justo cuando acaba de colgar el teléfono. Su postura desinteresada con el cigarrillo en la boca, una mano con el móvil y otra revolviéndose el pelo le hacían tan perfecto y sensual...
-¿Qué pasa Cali?-Dijo quitándose el cigarrillo de la boca. Sus ojos se abrieron como platos cuando Cali saltó a sobre él besándolo mientras sus brazos intentaban pegarlo más a ella. Cuando se separó ella sonreía.
-Wow-Fue lo único capaz de decir, sus ojos expresaban alegría, ternura, fantasía y una pizca infantil.

23 nov. 2011

41-¿Qué?

-Hombre, la final has decidido volver al piso-Tess camina descalza por la casa con un gran boll de palomitas.
-¿Qué haces?-Cali está seria, posa sus cosas en el recibidor y se acerca a ella.
-Iba a ver una peli, pero puede esperar. ¿Qué vas a hacer al final?
-Me voy a ir con Philip.
-Bueno, supongo que está bien, es tu decisión.
Álex entra en la salita con los pantalones del chándal solamente y sus playeras. Cruza una larga mirada con Tess antes de dar media vuelta y dejarlas hablando.
-¿Qué ha sido eso?
-¿Qué?-Sin pretenderlo se sonroja.
-Esa mirada, Tess, te conozco muy bien.
-Si, lo hemos hecho. Quiere que me quede, insiste en que lo haga.
-¿Qué estás loca? ¿Lo sabe Jace?
-Jace no tiene nada que saber Cali. No es asunto suyo con quien me acuesto o dejo de acostarme.
-Bueno, eres su prima y él es su mejor amigo...
-Bueno, tú eras la novia de phil y Tuán era tu cuñado...
-No te metas en camisas de once varas Tess.
-Lo siento. No sé qué hacer, por una parte quiero volver, mi madre aun está allí y está enferma. Mike que era el que probablemente me amarrase a esa ciudad se ha ido...los recuerdos siguen en mi mente vaya a donde vaya así que...
-Miralo como quieras, es tu vida, yo me voy a volver, no puedo perder el tiempo, no tengo 18años, ya no.
Camina derecha hacia la habitación y se encierra. Álex sale de la suya y entra en la salita otra vez.
-¿Qué te ha dicho?-Le da un beso en la mejilla y le quita un puñado de palomitas mientras se sienta en el sofá y la mira.
-Se vuelve a su casa, con Phil.
-¿Ya sabes qué vas a hacer?
Suspira antes de contestar.
-No, no lo sé.

En la noche el teléfono de Tess comienza a sonar. No conoce el número pero aun así decide cogerlo.
-¿Si?
-Tessa soy Georgianna.
-¿Qué pasa tía?
-Es tu madre. Ha tenido un ataque al corazón-La voz se apaga, el teléfono abandona la mano de Tess para tocar el suelo.
-Tess, ¿qué pasa? Tess-Álex está a su lado, al ver su reacción la abraza-Shh, tranquila.
-Álex es mi madre, está en el hospital.
-¡Jace, Jace!
Aparece somnoliento por el pasillo. Cali al escuchar las voces también.
Tess sigue llorando en el suelo mientras Álex la invade con calor, abrazos y besos.

14 nov. 2011

40-Phil, te he echado de menos, mucho.

-Ten, tu café.
-Phil no se que haces aquí, aun no lo entiendo-Cali acepta el vaso de cartón que le pasa él. Ambos se quedan sentados en un banco bajo un gran sauce.
-Es fácil, a pesar de todo te quiero.
-A pesar de todo, no se que haces perdonándome y plantándote aquí. ¿Cómo has sabido donde estaba? ¿Cómo has sabido donde me alojaba?-Se queda anonadada.
-Cali, mírame-La coge por la barbilla haciéndola girar la cabeza-Te quiero y estos días han sido muy difíciles. Tuán es de mi familia, mi hermano, pero es un cabrón. Y he tardado en darme cuenta, pero así es, al final...me la he dado. Te quiero.
Cali lo mira, no puede evitar romper a llorar.
-Dime, si vuelvo, ¿qué pasará con Tuán? Y qué dirán tus padres... Que embarazoso.
-Él se ha marchado, bueno lo he echado de ambas casas. Va a retomar su grupo y con suerte no lo volveré a ver. En cuanto a mis padres, harán como que no ha pasado nada.
-Phil, te he echado de menos, mucho. Cada noche miraba mi teléfono esperando ver un mensaje o una llamada, pero nada. Tess no me dejaba llamarte, me decía que tenía que ser fuerte y olvidarte, que no quería verme sufrir-Da unos sorbos a su café-Sigamos siendo amigos.
-¿Amigos?-Se mueve nervioso en el banco- ¿Es que has conocido a alguien? Es ese chico del piso ¿verdad?
-¿Qué? No, no Philip, pero para mí no será fácil olvidar lo que ha pasado. No puedo retomar nuestra relación así como así. Es más complicado que todo eso.
-Pero te estoy diciendo que te quiero Caroline, que más necesito para que vuelvas conmigo, a mi lado...
-Phil-Ahora llorando más aun-Yo también te quiero, lo sabes siempre lo has sabido, estemos cerca o lejos pero...no puedo...
Se levanta sin volverse a mirarlo, camina rápido alejándose del lugar, Philip no duda, se levanta y corre para alcanzarla.
-¡Cali!-La coge por los brazos suavemente-Solo una cosa-Respira agitado-Una última cosa antes de perderte para siempre-Una breve pausa-Un último beso, por favor.
Sin dejarla siquiera responder la besa, el vaso de Cali cae al suelo, él la tiene bien sujeta por los brazos, contra él. Cali se deja llevar, no se resiste. Él la abraza temiendo perderla de verdad.
-Cali, oh Cali.
Ella esconde su rostro en el pecho de él y se abraza con fuerza.
-Vuelve a casa conmigo Cali, no me hagas esto.
-Está bien Phil, está bien.

29 oct. 2011

39- Cierto, a quien quiero engañar.

-Mierda se que me falta algo...-Busca sus cosas.
-¿Qué haces?-Álex entra en la habitación.
-La maleta ¿no lo ves?-No se para.
-Bueno y ¿para qué?
-Philip ha venido a por Cali, ella se rendirá a sus pies y volverán a casa, todo lo que he intentado hacer por Cali no vale ya nada. No me mal interpretes, que me alegro por ellos, pero yo ya no pinto nada aquí.
-¿Segura?-Se acerca con las manos en los bolsillos.
-Si, volveré a casa, con mi madre. Jace lo entenderá. ¿Por cierto donde está?
-Ha ido a comprar unas cosas que faltaban en la nevera. Estamos cerrados y solos en casa.
Tess se pone tensa, su respiración se agita, pero disimula.
-Genial, les dejaré una nota diciendo que me he ido-Se vuelve, Álex la mira serio-¿Qué?
-Eres preciosa-Se acerca.
-No, no Álex. Segun tu soy...¿cómo me dijiste...fácil?-Se va al salón a por sus cazadoras. Él la sigue sigiloso.
-¿Yo te dije eso?
-Claro que lo dijiste, le día de la fiesta...me dolió ¿sabes?
-¿Por qué, es que todo te lo tomas enserio?
-Has sido siempre como un familiar para mí, una persona cercana...y siempre te he creído todo. No se si porque te quería como un familiar, si porque eres mayor que yo, o simplemente porque me lo creía por inocente. Sigo siendo igual, no he cambiado-Se apoya en el sofá.
-Si que lo has hecho, y siento mucho si te afectó mi comentario, no era mi intención.
Le toca el brazo, subiendo hasta su hombro, el cuello, la nuca. Se acerca sus labios se rozan pero ella es fuerte y se separa.
-¡No, no pienso ser tu muñeca Alexander!-le grita separándose.
-¿Mi muñeca?
-Cada vez que tengas ganas, ala, como no se a quien tirarme o enloquecer...Tessa como no, es rubia y tonta ¿no?-Se va a la habitación con sus cazadoras.
-Tess-Suspira-Niña tonta.
-¿¡Lo ves!?-Se gira él ya está detrás de ella cogiéndola por la cintura. Él le da un beso haciéndola callar.
-No me engañas-Le sonríe.
-Cierto, a quien quiero engañar.
Ella se lanza a sus brazos, le coge el cuello y empieza a besarlo. Sus piernas rodean la cintura de Álex. Él la tiene cogida por el trasero sujetando el peso, retrocede y cierra la puerta de una patada. Ella se apea y despeja la cama tirando la maleta al suelo. Lo besa, las manos buscan los bordes de la camiseta tirando de ella hacia arriba y cae al suelo, él hace lo mismo. Uno al otro se desabrochan los vaqueros y se quedan en ropa interior mirando uno al otro. Ella agitada, él mirándola con la boca abierta de arriba a abajo. Se sonríen.
-Oh pulguita lo que has cambiado-Con una mano la coge por la cintura mientras se tira encima de ella en la cama, ella se ríe, contenta.
Ruedan en la cama, ella queda ahora encima de él, sentada. Lo besa desde el ombligo hasta la oreja, despacio, él se agita excitado. Le desabrocha el sostén y sus cuerpos se unen. besos por el pecho ,caricias por la espalda.
Posturas que les excitan aun más. 

Tess se queda acurrucada junto a él, escuchando su corazón, él le acaricia el hombro con el otro brazo bajo la cabeza.
-Quédate.
-¿Qué?-Lo mira sin entender lo que ha dicho.
-Tess quédate, aquí con Jace y conmigo, serás feliz. No te faltará de nada-Está serio, no lo dice en broma, va enserio.
-No puedo Álex-Agacha su mirada.
-Y si me voy contigo.
-¿Y Jace? ¿Por qué te ha dado por ahi ahora?
-Me has abierto un nuevo mundo.
-Si, el de mis piernas. No te jode.
-Tess, enserio-Se calla un pedazo mirándola-Mierda Jace me matará.
-¿Por?
-Intentó protegerte de mi, no quería que pasara lo que acaba de pasar, por miedo a que te dejara aquí y fueses nada mas que una pasada.
Ella se levanta.
-¿Lo harás?
-jamás-La coge por el pecho y la besa. Ella sonríe y se abraza a él. Él tira de ella hacia debajo de las mantas. Ambos se esconden durante otro pedazo.


19 oct. 2011

38-¿Que quién acabas de decir que ha venido?

Cali se despierta en el suelo de la habitación. "¿Qué mierdas hago aquí?" mira a su alrededor, hay bastantes plumas por el suelo. Tess está durmiendo en la cama de al lado abrazada a la almohada y con el maquillaje corrido por la cara. Sale a la cocina dispuesta a desayunar, no hay nadie despierto. Mira su móvil, nada nuevo.
Tess aparece tras de ella rascándose la cabeza despeinada.
-Buenos días rubia-pone la tostadora-¿Has llorado?
-¿Yo? no.
-Tu cara no dice lo mismo-Tess se pasa una mano por los ojos, la mano manchada de negro dice lo contrario que ella.
-Bueno algo sí.
-¿Por quién es?
-Un poco de todo. Por como me trató Álex. Porque recordé a Mike...
-No Tess, coño. Venga vamos de compras.
-¿Y el desayuno?
-Tu dúchate que yo me encargo de todo en un momento.
Tess desaparece por el pasillo, pasados unos minutos suena el grifo de la ducha.
Alguien llama a la puerta. Cali se mira en el espejo del pasillo colocándose un poco el pelo y el pijama.
-Cali
Ella se queda quieta frente a la puerta.
-¿Puedo pasar?-Ella no le responde, pero él pasa al interior con una mochila en la espalda.
-¿Qué haces aquí? ¿Cómo me has encontrado?
Phil la mira de arriba a abajo. Cali deja caer un par de lágrimas.
-Contactos. Tranquila no ha sido Tessa.
No saben que decir, un largo silencio recorre la casa.
Jace sale en dirección a la cocina.
-Buenos días Cali-Coge una taza del armario y retrocede-¿Quién es este?-Se queda anonadado.
-Philip-Éste no le quita ojo a Cali, ella agacha su mirada.
-Vendré más tarde a desayunar.
-Oh no Jace, espera, nos vamos nosotros-se gira a Philip-Dame un minuto.
Ella pasa corriendo al lado de Jace, quien mira con seriedad hacia Philip.
-No te atrevas a hacerle daño. No ha sido culpa suya todo lo que ha pasado.
-Estoy-Cali coge su bolso, "está preciosa" piensa Phil-Lleva a Tess a dar una vuelta, lo necesita, ya se lo explicaré toso-Le susurra a Jace mientras se va.
Él asiente con la cabeza mientras se hace el café y pone la mesa para desayunar. Álex sale de su habitación.
-¿Qué pasa?
-El Romeo de Cali ha venido.
-¿Qué dices?-Se sienta a la mesa mientras muerde una tostada.
-¿Que quién acabas de decir que ha venido?-Tess está en el pasillo en ropa interior frotándose con una toalla los rizos. Álex la mira anonadado.

8 oct. 2011

37- Kev, eres la ostia

Philip llama a la puerta vacilante, sin saber muy bien que hacer.
La madre de Cali aparece tras de ella con una sonrisa.
-Philip, cuánto tiempo, ¿cómo te va? Pasa, pasa.
-Hola señora, me preguntaba si estaría Cali en casa.
-Oh, ¿pero no lo sabes? Cali se fue hace tres días con su amiga, Tess.
-Hace una semana que no hablo con Cali.
-Vaya.
-Hemos...tenido algún problema.
la madre de Cali une cabos y entonces se acuerda de que un día Cali llegó llorando y estuvo triste unos días, después se marchó sin más con Tess.
Philip decide contarle casi todo.
-Eso tienes que hablarlo con ella hijo, yo no puedo hacer nada.
Phil asiente.
-¿Has intentado llamarla?
-No.
-Pues hazlo, seguro que lo está esperando.
-¿Ha donde se ha marchado?
-California-Coge la tetera-¿Quieres té?
-No, gracias, voy justo de tiempo, he de ir al trabajo, pero muchas gracias.
-De nada cielo. Vuelve cuando quieras...o cuando Cali te deje. Yo siempre te abriré.
-Gracias. Y hasta luego-Phil sale por la puerta entrando en su coche como un rayo. Llama a Kevin.
-Philipo, cómo andas.
-Hola Kevin. Ya se donde está.
-¿Quién tío?
-Cali. Se ha ido a California.
-¿¿Tu pinchito se ha largado??
-Eres peor que Mike-Entonces Phil se acuerda de él, tendría que llamarle para arreglar las cosas y saber cómo le iba por Australia.
-Bueno, di.
-Si, se ha ido, aunque no se donde está exactamente. Necesito que me ayudes.
-Pero tío, sabes que no puedo hacer eso.
-Si aun no te he dicho el qué.
-Pero sabes que pensamos casi igual.
-por favor Kev, te lo pido por favor, como un casi hermano. Rastréame su móvil.
-Philip, no puedo utilizar la maquinaria del trabajo, eso es delito, trabajo en el FBI. ¿Estás loco?
-Te lo pido por favor-Philip se está esforzando por convencerlo.
-Está bien, en media hora te llamo con la dirección concreta. Como em pillen te mato. Sabes que lo haré, y pondré al disculpa de que agrediste con una navaja a un poli.
-Kev, eres la ostia.
-Si, si, si, lo que tú digas.
Philip se ríe y cuelga, conduce hasta el trabajo. Pensando solo en si Kevin conseguirá hacer lo que le ha propuesto.

36-¡¡Te vas a cagar rubia!!

-Tu primo es muy inteligente, jamás lo habría imaginado-Cali se descalza sentada en la cama, Tess le da la espalda en la suya-Tess, te estoy hablando.
-¿Mmm?
-Que te estoy hablando.
Tess suspira antes de darse la vuelta.
-Estaba medio dormida, lo siento.
-Pero si aun no te has cambiado de ropa.
Tess se mira. Era cierto, aun tenía el vestido puesto. Se levanta y coge su pijama de verano, el cortito de tirantes, del armario.
Cali hace lo mismo cogiendo el suyo.
-Entonces mi primo te ha caído bien ¿no?
-Si, es muy agradable, pero solo eso eh. Nada más, tranquila.
-Oh, no pensaba mal-Cali nota su seriedad.
-¿Qué te pasa, qué te preocupa?-Ella le hace una señal para que se siente a su lado en la cama. Tess cierra la puerta con pestillo y se sienta a su lado.

-¿Qué? No me puedo creer que te halla dicho eso. Me va a oír.
-No, Cali, tiene razón. Hace tres años que no lo he visto, que no hemos hablado. Y el primer día ya me dejo tocar por él. Es normal que piense eso.
-Pero así y todo...
-Nada, tiene razón.
-¡No! Claro que no la tiene. Es un mujeriego-una pausa-¿y si le dejas distancia pasas de él, te pones seria...? Igual consigues algo.
-Me ha dicho "tienes mucho que aprender" Cali.
-Pues que te enseñe
Tess le pega un almohadazo y Cali cae al otro lado de la cama.
-¿Estás bien?
Cali está muerta de la risa en el suelo.
-¡¡Te vas a cagar rubita!!
La lucha de almohadas comienza.
-Chicas-alguien llama a la puerta-¿Chicas qué hacéis, que pasa?
Se paran en seco, Cali abre la puerta.
-Hola Jace-Ambas se ríen, despeinadas y agitadas por el ejercicio-¿Quieres jugar?
-Genial, me habéis dejado sin almohadas-Él se ríe divertido.
-Ya íbamos a parar eh.
-Si, voy a la cocina a por algo de beber, vengo ahora.
Jace y Cali se quedan uno a cada lado de la puerta mirándose, Cali aun agitada, Jace sonrojándose.
-Bueno, será mejor que me vaya a dormir, buenas noches.
Va a darle un beso en la mejilla, pero ambos se mueven hacia el mismo lado, y otra vez. Cali decide quedarse quieta, entonces él le da dos besos muy cerca de la comisura de los labios.

Tess entra en la cocina sonriendo, pero ésta se desvanece al ver a Álex sentado en el sofá. Ella se para en la entrada mientras lo mira, después entra sigilosamente a por un vaso de leche. Álex la ve.
Hace ademán de levantarse pero lo rechaza.
-Buenas noches Tess.
Ella ya se está yendo, pero al oírlo se queda parada en el sitio sujetando firmemente el vaso entre ambas manos. se pone rígida y camina contorneándose sin decir siquiera "hola"
Álex inclina la cabeza por encima del sofá para verla marcharse al tiempo que esboza una amplia sonrisa.